UN PUEBLO CON OLOR A VIDA

(Palabras extraídas del discurso que hice en la inauguración de la exposición en la galería Espai Cavaller de Lleida).

Al norte de Sort en la comarca de Pallars Sobirà en el pirineo de Lleida, donde la nieve se acumula en los valles, hay un pequeño pueblo llamado Llessuï al final de una carretera sinuosa. Cuando lo visité años atrás, sus habitantes se ganaban la vida trabajando la tierra, y el pueblo olía a vida. En la plaza del pueblo había dos bares donde la gente conversaba sobre la vida cotidiana. Era el atardecer, y mientras contemplaba la escena a cierta distancia, un ramado de vacas pasó por mi lado. Volví en sí y me puse a tomar apuntes. Quería plasmar aquel instante en las profundidades del Pirineo.

2016-02-05T17:14:06+00:00 febrero, 2016|